La nueva cancion de cardi-b y la verdad sobre la libertad

Imprimir

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

"Pornificación de nuestra cultura, preparación sexual y la verdad sobre la libertad"

La ley del Espíritu de vida te ha librado en Cristo Jesús de la ley del pecado y de la muerte. ─ Romanos 8: 2

Padres, presten atención a lo que escuchan sus hijos. Esa es la primera lección del estratosférico éxito de la así llamada "canción" WAP, recientemente lanzada por la así también llamada "artista" Cardi-B.

Una segunda lección es que la inversión de la verdad moral en nuestra cultura parece estar casi completa: ahora consideramos lo grotesco como bello, la banalidad algo como noble, el cobarde como valiente y la esclavitud como libertad.

No hay casi nada sobre la canción que pueda describir en esta columna. El título en sí es un acrónimo de una grotesca frase sexual. Cada palabra de la letra describe con el detalle más obsceno y pornográfico algún acto sexual. No se deja nada a la imaginación. Cada palabra está diseñada para un valor máximo de impacto. 

El tiempo que dediqué a repasar la letra de la canción (y no recomiendo hacerlo) es mucho más de lo que se merece. Y sin embargo, aunque preferiría simplemente ignorarlo, no puedo.

La canción ha dominado y sigue dominando las listas de música. En la primera semana después de su lanzamiento, acumuló un récord de 93 millones de transmisiones en EE.UU., superando el récord anterior de 85 millones. En el momento de escribir estas líneas, el video musical (que, según me dijeron, es tan pornográfico como sus creadores pudieron hacerlo manteniéndose dentro de la ley) ha sido visto 175 millones de veces. La canción alcanzó el número 1 en las listas de éxitos en más de una docena de países, incluido Estados Unidos, y permanece en el número 2 en los Estados Unidos, tres semanas después de su lanzamiento.

La paga del pecado.

Esta semana me encontré con el siguiente pasaje de la obra de San Agustín, “Sobre la Trinidad”. Para mí, encapsula perfectamente la lógica perversa - de hecho, diabólica - que funciona en el mensaje de WAP y su éxito, y nos señala una verdad profunda sobre el estado actual de nuestra cultura. San Agustín escribe:

El verdadero honor del hombre es ser la imagen y semejanza de Dios, cuya semejanza se conserva sólo en relación con Aquel de quien está impresa. Por eso se aferra a Dios tanto más cuanto menos ama lo que es suyo. Pero por el deseo de probar su propio poder, el hombre por su propia voluntad cae en sí mismo, como en una especie de centro. Como él, por tanto, quiere ser como Dios, sin subordinarse a nadie, entonces como castigo también es expulsado del centro, que es él mismo, a las profundidades, es decir, a aquellas cosas en las que se deleitan las bestias; y así, como la semejanza a Dios es su honor, la semejanza a las bestias es su deshonra. “El hombre colocado en honor no entendió; es comparado con bestias insensatas, y se ha vuelto como ellas ". (Salmo 49:12)

Ésta es la trágica ironía de todo pecado: que, en el mismo esfuerzo de luchar por afirmar nuestro propio poder, en la búsqueda de colocarnos por encima de Dios trazando nuestro propio curso al margen de Su ley, inevitablemente nos degradamos. Si este proceso no se controla, al final nos volvemos indistinguibles de los brutos. ¿Quién, mirando la pornificación rápida y ubicua de nuestra cultura, puede negar que la profecía de San Agustín se está cumpliendo ante nuestros ojos?

Muchos críticos han acogido la nueva canción de Cardi-B como una señal del éxito del "empoderamiento" de las mujeres. Como escribió un crítico, la canción "promueve a las mujeres articulando sus conocimientos y habilidades dentro de lo sexual, destreza, deseos, demandas y autonomía". Otro crítico, que escribió en Teen (¡Si, Adolescente!) Vogue, escribió: "Las mujeres de todo el mundo se regocijaron en la gloria y la sexualidad manifiesta de la canción". El mismo crítico desestimó la polémica que ha recibido la canción como evidencia de una protesta exagerada por parte de personas que están conmocionadas por "un claro ejemplo de mujeres hablando de sexo como lo hacen los hombres".

Esto pierde por completo el punto de debate. Lo más impactante de la canción no es que las mujeres hablen de sexo como lo hacen los hombres (y cualquier hombre que hable de sexo de esta forma debería colgar la cabeza avergonzado), sino la forma en que celebra la objetivación y esclavitud de las mujeres como forma de liberación! No hay mujeres descritas en la letra de la canción, ninguna persona humana interesada o merecedora de ser tratada como personas. En cambio, hay miembros de una especie de mamífero, dotados de ciertas partes del cuerpo necesarias para participar en un determinado acto de mamíferos para la satisfacción física de sus parejas sexuales, a cambio de las cosas físicas que las mujeres desean. Eso es todo.

En ninguna parte se menciona el amor, el romance o el compromiso, nada que eleve la sexualidad humana por encima de los orangutanes. Naturalmente, los niños no entran en escena ni remotamente, por lo que la sexualidad descrita se ve incluso despojada de la fecundidad creativa de la sexualidad animal. Es cierto que una de las mujeres menciona un "anillo". Pero esto no se presenta como una señal del compromiso amoroso de su pareja con ella, sino más bien como una especie de pago por el privilegio de favores sexuales continuos. Como sugieren las propias mujeres en la última línea de la canción (que no citaré aquí), esto no es más que una forma de prostitución.

Otro crítico habló sobre cómo Cardi-B está "encabezando una nueva ola de empoderamiento femenino". Sin embargo, como tonto que soy, pensé que el empoderamiento femenino se trataba de garantizar que las mujeres fueran tratadas por igual como personas. En cambio, parece que esta nueva forma de feminismo ha logrado la igualdad al degradar por igual a hombres y mujeres al mismo nivel brutal.


La verdadera libertad.

Me rompe el corazón pensar en los millones de niños pequeños, especialmente las niñas, que escuchan esta inmundicia. En días más cuerdos, los adultos que exponían a los niños a la pornografía habrían sido arrestados y acusados ​​de abuso sexual infantil. La difusión de esta canción en las ondas públicas, los servicios de transmisión y YouTube, donde muchos niños tienen acceso a ella, es una preparación sexual, simple y llanamente. Para colmo de males, uno de nuestros candidatos presidenciales, Joe Biden, permitió recientemente ser entrevistado por Cardi-B.

En The Public Discourse (La revista de Discurso Publico), Leonard Sax, respondiendo a la popularidad de WAP, no solo instó a los padres a monitorear de cerca lo que escuchan sus hijos, sino también a “encontrar una cultura más saludable, brillante y verdadera para compartir con su hija o su hijo”.

Esto recuerda las palabras de San Pablo: “Finalmente, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo noble, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre, si hay es alguna virtud y si hay algo digno de alabanza, son las cosas y temas sobres lo que debemos meditar".

En un artículo reciente, el escritor provida Jonathon van Maren contrastó la belleza del amor que ve encarnado en sus abuelos ancianos, con el vacío de lo que la Revolución Sexual ha entregado. “Mis abuelos tienen noventa y tantos años, y recuerdo verlos tomados de la mano y sonreír y pensar: se necesitan décadas para crear un amor tan fuerte”, escribió. La mayoría de los jóvenes ahora, sin embargo, "piensan que historias de amor como esas son cuentos de hadas, y la pornografía, la cultura de las relaciones sexuales y los amargos frutos de la Revolución Sexual han hecho mucho para confirmar sus sospechas".

La verdad es, agrega Van Maren, "Solo comprometiéndonos con una persona se puede experimentar la verdadera liberación". Porque es solo comprometiéndose con una persona que cualquiera puede descubrir verdaderamente "para qué es el sexo". La respuesta a la falsa "liberación" de la Revolución Sexual, dice Van Maren, es volver a verse con alguien. Buscar la liberación en los confines de un compromiso de por vida con una persona, con la que podrías hacer más personitas, mitad tú y mitad ella. Dejar de consumir personas, porque son personas y el canibalismo, incluso de tipo sexual, te enfermará. Hay una mejor manera. Todos sabíamos lo que era, antes de que la Revolución Sexual nos prometiera que podríamos ser libres, incluso de la carga de amarnos unos a otros. Resulta que el amor y la felicidad están entrelazados, pero la felicidad y el placer no.

Esto es precisamente lo que decía San Agustín en el pasaje que cité anteriormente. Al buscar la liberación en nuestros propios términos, rebelándonos contra Dios y convirtiéndonos en nuestros propios dueños, solo nos hemos esclavizado a nuestra propia visión estrecha de la libertad. En el peor de los casos, el resultado es que nuestra semejanza con Dios se oscurece y nuestra naturaleza se reduce a lo que compartimos con los animales.

En el mundo moderno, tendemos a pensar en la libertad simplemente como la capacidad de hacer lo que queramos. Sin embargo, en Evangelium Vitae, el Papa San Juan Pablo II observó que la clave para la formación adecuada de la conciencia es "la recuperación del vínculo necesario entre la libertad y la verdad". La verdadera libertad no es la capacidad de hacer lo que queramos, sino la capacidad de hacer lo correcto, desde el punto de vista de la verdad de la ley de Dios. “Cuando la libertad está separada de la verdad objetiva”, escribió John Paul, “se vuelve imposible establecer los derechos personales sobre una base racional firme; y se sientan las bases para que la sociedad esté a merced de la voluntad desenfrenada de los individuos o del totalitarismo opresivo de la autoridad pública”. (EV 96)

En un pasaje un poco más adelante en “Sobre la Trinidad”, San Agustín describe el camino hacia la verdadera libertad. “El hombre que es feliz”, escribe, “desea regocijarse en el bien del que es capaz la naturaleza humana, pero no en cometer o adquirir nada malo, y que persigue el bien, tal como puede serlo en esta miserable vida, con mente prudente, templada, valiente y justa, y las obtiene, en la medida en que se le da, para que sea bueno incluso entre los impíos..."

Oremos por la gracia de ser hombres y mujeres así: sal, luz y levadura, que elevan y ennoblecen a quienes nos rodean, atrayéndolos a realizar su potencial como hijos de Dios, hechos a su imagen y semejanza.



https://www.hli.org/2020/09/cardi-b-and-the-truth-about-freedom/