Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Reflexión navideña sobre Lucas 1:26-38

Imprimir PDF

Adolfo J. Castañeda, MA, STL
Director de Educación de VHI

Este pasaje no es propiamente sobre el nacimiento de Jesús, sino sobre su Encarnación, también llamada la Fiesta de la Anunciación, que la Iglesia celebra el 25 de marzo de cada año, nueve meses antes de la Navidad. Sin embargo, nos ha parecido apropiado reflexionar sobre esta escena del Evangelio porque sin la Encarnación de Jesús en el seno de María no habría Navidad. Además, dicha reflexión arroja luz sobre la importancia de la causa provida. Después de todo, antes de nacer, Jesús pasó nueve meses en el vientre de María.

La primera verdad que observamos en este pasaje evangélico es que en él aparece por primera vez en la Biblia la revelación de la Santísima Trinidad. El Arcángel San Gabriel, cuando María pregunta cómo será posible que ella sea la madre de Jesús, le responde: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo [Dios Padre] te cubrirá con su sombra [señal de la presencia de Yahveh guiando a Su Pueblo fuera de Egipto, ver Éxodo 13:22]; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios” (v. 35). De manera que aquí tenemos, por primera vez y de manera explícita, la revelación de la Santísima Trinidad, y la primera persona humana en recibir esa revelación, la más importante de la religión cristiana, es María.

 

Reflexión navideña sobre Lucas 2:1-20

Imprimir PDF

Adolfo J. Castañeda, MA, STL
Director de Educación de VHI

Este pasaje narra el nacimiento de Jesús en Belén de Judá. Lo primero que observamos es que el texto es muy con concreto no solo en cuanto al lugar, sino también en cuanto a las circunstancias históricas y políticas en torno al nacimiento del Divino Niño: “Por aquel tiempo, el emperador Augusto ordenó que se hiciera un censo de todo el mundo. Este primer censo fue hecho siendo Cirenio gobernador de Siria. Todos tenían que ir a inscribirse a su propio pueblo” (vv.1-3).

La primera verdad que aprendemos de estos datos es que la providencia de Dios dispuso todas las cosas para que Jesús naciera en Belén de Judá, donde había nacido David, del cual, en la dimensión humana, el Mesías debía descender, siendo su padre adoptivo José también descendiente de David (véase Mateo 1:1-17). Dios irrumpe en la historia humana con Su propia historia de salvación, tanto en la historia que narran el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, como la de la Iglesia, el Nuevo Pueblo de Dios. Se trata de la historia de la salvación dentro de la historia humana.

 

El cuarto rey mago

Imprimir PDF

Lic. Marlene Gillette-Ibern, Esq.
Asesora Legal
Human Life International


¡Por fin llegaron las Navidades! Ya en medio de las fiestas de esta temporada navideña con la alegría que siempre caracteriza esta sagrada época.

¿Y de qué se trata la Navidad? Es el tiempo en que celebramos la llegada del Divino Niño Jesús a nuestras vidas. También llegó a las vidas de los Santos Reyes Magos del Oriente por quienes les guardamos una muy especial devoción.

Se sabe de los Reyes Melchor, Gaspar, y Baltasar, quienes le trajeron al pequeño Jesús los regalos de oro (símbolo de su realeza), incienso (símbolo de su divinidad), y mirra (símbolo de su sacrificio).

 

La Sagrada Familia: El camino para restaurar la sociedad (3-3)

Imprimir PDF

Padre Shenan J. Boquet
Presidente
Human Life International


La familia bajo ataque

La Iglesia Católica siempre ha afirmado la importancia de la salud de la familia, no solamente como un valor intrínseco, sino también como la necesaria precondición para la salud de la entera sociedad. La familia, nos enseña el Catecismo, es “la célula original de la vida social” (no. 2207).

En el mundo actual, el contexto para el discurso público a menudo se centra en los derechos y libertades del individuo. Sin embargo, el Catecismo de la Iglesia Católica, reorienta esa visión, al considerar a la persona como miembro de una familia y a la familia en relación con la sociedad. El Catecismo nos enseña acerca de los deberes de los hijos y de sus padres, de los ciudadanos y de las autoridades civiles. Enfatiza la dimensión social de la existencia humana y proporciona el antídoto que se necesita para sanar un visión cada vez más fragmentada y fundamentalmente anti-social de la sociedad.

 


Pág. 2 de 8