Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

La llegada del colapso espiritual y religioso (1/3)

Imprimir PDF

Padre Shenan J. Boquet
Presidente
Human Life International

Escuchemos al Cardenal Sarah

Recientemente viajé a Phoenix (Arizona, EEUU) para dirigir una misión. Cuando llegué al aeropuerto, me sorprendió sobremanera ver a un grupo de personas con pancartas para dar la bienvenida a un niño de ese lugar que o acaba de someterse a una operación de “cambio” de sexo o llegaba Phoenix para hacerse realizar ese procedimiento. ¡Un niño! Esta escena, tan pública y tan profundamente trágica, era otro espantoso recordatorio de la guerra total que se ha desatado contra los valores tradicionales judeo-cristianos de Occidente, por no mencionar el sentido común.

A dondequiera que miremos, vemos signos de un poderoso movimiento que intenta “redefinir” a Dios, la persona humana, la religión, el matrimonio, la familia,  la sexualidad humana y la moral bíblica. Este movimiento hunde sus raíces en un concepto enfermizo de la libertad. Se trata de una “libertad” que percibe cualquier límite como intrínsecamente sofocante y, por consiguiente, como desafíos que tienen que ser superados a toda costa.

 

El simbolismo del incendio de la Catedral de Notre Dame

Imprimir PDF

Padre Shenan J. Boquet
Presidente
Human Life International

El estado de la Fe en Europa y la esperanza de la Resurrección

Es casi imposible no encontrar un terrible simbolismo en el incendio que azotó la Catedral de Notre Dame en París durante el primer día de la Semana Santa. Al día siguiente – como señaló el Padre Ross Douthat – los católicos de todo el mundo escucharon el Evangelio en el cual San Lucas relata cómo el velo del Templo de Jerusalén  se rasgó por la mitad al morir Jesús en la cruz (Lucas 23:45).

Notre Dame es el corazón simbólico de la Iglesia Católica en Francia. Y Francia – la “hija mayor de la Iglesia” – es en muchos aspectos el corazón simbólico de la fe de Europa. Muchos sintieron un gran dolor al contemplar esta magnífica e histórica catedral presa de las llamas. Muchos también descubrieron en este horrible evento una manifestación física de los “fuegos” destructores que están causando estragos en la Iglesia en Francia, Europa y gran parte del mundo.

Mons. Athanasius Schneider, Obispo Auxiliar de Astana, Kazakstán, gran amigo de HLI, por ejemplo, dijo en un reflexión que el incendio de una parte de Notre Dame es un signo de la “conflagración espiritual” que se ha difundido por la Iglesia. El Obispo señaló la destrucción que ha tenido lugar durante los últimos 50 años de “las más grandes obras maestras de la Iglesia”, incluyendo su doctrina moral y su liturgia [1]. El Cardenal Raymond Burke, otro gran amigo de HLI, tiene la misma convicción. El fuego, dijo, hace que los católicos contemplen “los ataques contra la belleza infinita de la fe a causa de los graves pecados y crímenes de nuestros tiempos”.

 

Nunca es necesario matar intencionalmente a un feto humano para salvar la vida de la madre (2/2)

Imprimir PDF

Nota de VHI: La re-publicación en español de este ensayo en todas sus partes por parte de VHI ha recibido la autorización por escrito de la entidad informativa Public Discourse: A Journal of the Witherspoon Institute, accessible en www.thepublicdiscourse.com. El título original en inglés es “It Is Never Necessary to Intentionally Kill a Fetal Human Being to Save a Woman’s Life: In Support of the Born-Alive Abortion Survivors Protection Act y se encuentra en: https://www.thepublicdiscourse.com/2019/02/49619/.

Este documento fue escrito y sometido al Congreso de EEUU en apoyo al proyecto de ley The Born-Alive Abortion Survivors Protection ActEste proyecto de ley tiene por objeto el que se atienda debidamente y se intente salvar por todo los medios posibles a los bebés que sobreviven un aborto. Recordemos que muy lamentablemente el aborto en EEUU es legal por cualquier motivo durante los nueve meses del embarazo.

A continuación presentamos la traducción del documento con el único propósito de informar al público acerca de las verdades científicas en torno a situaciones médicas como las que este escrito describe.

Hecho 3: No importa cuáles sean  las circunstancias de su nacimiento, los recién nacidos vivos deben recibir un tratamiento médico adecuado.

Cualquier recién nacido vivo, en cualquier etapa de su desarrollo, es una persona con derecho a las protecciones de la ley y a recibir un tratamiento adecuado como un nuevo paciente que es.  No hay razones científicas ni legales para distinguir entre seres humanos que nacen después de un parto. Un recién nacido que está sufriendo una enfermedad debe recibir una atención médica inmediata de emergencia y una evaluación profesional para determinar los pasos apropiados que se deben dar para promover su salud y bienestar. Evidentemente, un recién nacido que está sufriendo una enfermedad debe recibir esta atención médica independientemente de que su nacimiento haya sido el resultado de un aborto fallido o de un intento de parto vivo. La ley EMTALA ordena que los hospitales examinen y den tratamiento a cualquier persona que se presenta en una situación de emergencia.

 

¿Está progresando la causa provida en EEUU? (2/3)

Imprimir PDF

Padre Shenan J. Boquet
Presidente
Human Life International

 

Planned Parenthood tiene miedo

Otro dato inmensamente irónicamente alentador del informe del abortista Instituto Alan Guttmacher (AGI, por sus siglas en inglés) es que en 6 estados solamente queda una sola instalación abortiva (¡oremos y trabajemos para que un día no quede ninguna en ninguna parte del mundo!). En otras palabras, esos estados están a punto de eliminar el aborto quirúrgico dentro de sus fronteras aún sin haber aprobado leyes que prohíben el aborto. De hecho, las estadísticas muestran que el número de centros de abortos a través del país ha caído en picada durante las últimas dos décadas. Según la organización provida, Operation Rescue, en 2018, el número total de centros abortivos en EEUU bajó a 697. Esa diminución es del 79% desde 1991. El diario proaborto Washington Post le echa la culpa a muchos de estos cierres a la aprobación de legislaciones provida [3].

 


Pág. 7 de 27