Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Publicaciones Columna HLI Porqué todavía marchamos después de la derogatoria de Roe.

Porqué todavía marchamos después de la derogatoria de Roe.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 23 de enero de 2023.


“En efecto, la edificación de una sociedad verdaderamente justa se basa en el respeto a la sagrada dignidad de cada persona y en la acogida dada a cada uno como hermano o hermana. Que Dios todopoderoso fortalezca el compromiso de todos, especialmente de los jóvenes, de perseverar en sus esfuerzos encaminados a proteger la vida humana en todas sus etapas, especialmente a través de medidas legales adecuadas”.

― Papa Francisco, Mensaje a los participantes de la Marcha por la Vida 2023.

En los últimos días, me uní a las decenas de miles de activistas provida que llegaron a Washington D.C. para la Marcha por la Vida anual. No hace falta decir que este año fue diferente a todos los demás años. En el pasado, el canto más común que se escuchaba en la Marcha era: “¡Oye, oye! ¡Ho, Ho! ¡Roe v. Wade tiene que irse!” Este año, ese grito no se escuchó por ninguna parte. ¡Después de todo, Roe se ha ido.

Sin embargo, aunque se ha logrado el objetivo de derrocar a Roe, aún queda mucho trabajo por hacer para transformar la cultura en una Cultura de la Vida, donde cada vida sea bienvenida, amada, servida y defendida.


Marchamos porque el aborto sigue siendo legal.

El ambiente de celebración en la Marcha de este año fue palpable. ¿Y por qué no debería serlo? Durante cinco décadas, nos hemos reunido en el National Mall, a menudo con un clima muy frío y aguanieve o nieve, para escuchar discursos y luego marchar a la Corte Suprema. ¿La meta? Exigir que los jueces en ejercicio hagan lo correcto y reviertan el error judicial más atroz en la historia del Tribunal Superior de Justicia. Sin embargo, ahora que Roe se ha ido, alguien bien podría preguntarse si la Marcha por la Vida (o cualquier marcha, caminata o manifestación por la vida en nuestra nación) ha superado su propósito. Después de todo, la Marcha está programada para coincidir con el aniversario de la decisión Roe. (22 de enero de 1973).

¿Por qué someternos al horrible clima de enero (aunque este año fue bastante agradable) para marcar una fecha que ya no tiene el mismo significado?

El hecho de que hordas de estadounidenses provida se presentaran en la Marcha de este año envió una respuesta contundente: ¡No! La Marcha no ha dejado de cumplir su propósito. Mientras la violencia del aborto, el asesinato de vidas humanas inocentes, sea legal en cualquier parte de los Estados Unidos, estaremos aquí.

“El movimiento provida acaba de experimentar una gran victoria en la caída de Roe vs. Wade, pero nuestro trabajo para construir una Cultura de la Vida está lejos de estar completo”, dijo Jeanne Mancini, presidenta de March for Life, en un comunicado la semana pasada. “Esos próximos pasos incluyen trabajar para promover las protecciones legales para los niños por nacer a nivel estatal y federal”.

Sin duda, la Marcha por la Vida en Washington D.C. y otras manifestaciones provida en todo el país han jugado un papel vital en confrontar y exponer la violencia del aborto. Han brindado un medio para que los estadounidenses durante varias generaciones expresen a sus legisladores y líderes políticos la necesidad y la importancia de revertir la injusta ley del aborto, que discrimina a los niños por nacer. Ahora que Roe se ha ido, es hora de que los legisladores, tanto a nivel estatal como federal, den un paso al frente y comiencen a utilizar la nueva libertad legal para proteger a los bebés por nacer mediante medios establecidos por ley.


Activistas provida a favor de la Dignidad Humana.

Aunque varios estados han prohibido totalmente el aborto desde la reversión de Roe, otros (como California) han tomado medidas para expandir el llamado “derecho” al aborto. Todos los días, todavía se realizan miles de abortos en todo el país; vidas humanas inocentes están siendo asesinadas. Ante esto, marchas, caminatas y mítines por la vida son más urgentes que nunca.

De hecho, hace mucho tiempo, la Marcha por la Vida en Washington D.C. se convirtió en mucho más que una manifestación que pedía el fin de Roe. Lejos de ser una marcha con un propósito político único y limitado, se ha convertido en una poderosa manifestación simbólica de la fuerza de la determinación de los estadounidenses provida, así como en una poderosa herramienta para educar a la próxima generación de provida y empoderarlos antes de volver a sus propias comunidades para marcar la diferencia. Al seguir marchando, lo que estamos demostrando es que defender la vida es más grande que las elecciones, los políticos, la legislación y la Corte Suprema. Es una forma clave en la que damos testimonio de la belleza y la dignidad de cada vida humana desde la fertilización hasta la muerte natural. Con nuestra presencia damos a los niños por nacer, a los más vulnerables de nuestra raza, la voz que les falta y necesitan.


Motivar a los provida a defender la vida.

Poner fin a la violencia y el flagelo del aborto exige que cada uno de nosotros se comprometa a marcar la diferencia. Y eso significa estar presente, llueva o truene, y a pesar de la nieve, aguanieve o granizo. Eso significa educarnos a nosotros mismos, alentarnos unos a otros y elaborar estrategias sobre cómo podemos marcar la diferencia en nuestros propios estados y comunidades.

Y no olvide que la Marcha por la Vida en sí misma es solo uno de los numerosos eventos provida que ocurren todos los años en Washington D.C. en esta época.

Cada año, decenas de miles de personas viajan por todo el país a Washington, D.C., no solo para la Marcha y el mitin, sino también para los días de conferencias, sesiones educativas, capacitación en activismo y liturgias. Muchos activistas que actualmente trabajan a tiempo completo en el movimiento provida, se inspiraron por primera vez para dar su vida por la causa después de asistir a la Marcha y confrontar el gran mal en nuestra nación.

Además, aunque Roe se haya ido, debemos seguir marcando el 22 de enero de 1973 como un día de infamia, recordándonos las decenas de millones de niños concebidos que fueron condenados a muerte debido a la cobardía de los jueces de la Corte Suprema ideológicamente motivados. Y recordándonos que se permitió que este crimen avanzara, que se inculcara en la mentalidad de esta nación, porque los líderes políticos, los legisladores y muchos de los ciudadanos de este país desde 1973 han hecho poco o nada para corregir esta injusticia, permitiendo así la muerte de vidas inocentes por permitir que Roe vs. Wade y otras normas que apoyaran la cultura de la muerte fueran legales. Por lo tanto, no podemos ponernos cómodos. A menos que nos mantengamos vigilantes y comprometidos, una futura Corte o Congreso podrían deshacer todo el progreso que hemos logrado.

 

El aborto no es el futuro.

Quizás el mensaje más poderoso que envía la Marcha por la Vida anual es que el aborto no es un mal necesario o un mal que no se puede erradicar. No es “inevitable”. No es “el futuro”. Ni siquiera es el presente. Hay un gran número de estadounidenses alegres y comprometidos que tienen una visión, un sueño, de lo que puede ser, es decir, una sociedad en la que el aborto es impensable y cada vida es bienvenida y protegida. 

Roe vs. Wade no solo legalizó el aborto. Creó la impresión de un falso “consenso”. Sin un debate significativo, la sociedad se reconfiguró en torno a la legalización del asesinato de niños concebidos aborto legal se infiltró en todos los aspectos de la sociedad, desde la educación hasta la ley, la atención médica, el matrimonio, las citas y las relaciones sexuales.

 Como escribió el Papa San Juan Pablo II en Evangelium Vitae,

 Hoy, en la conciencia de muchas personas, la percepción de su gravedad se ha oscurecido progresivamente. La aceptación del aborto en la mente popular, en el comportamiento e incluso en la misma ley, es un signo elocuente de una crisis extremadamente peligrosa del sentido moral, que se vuelve cada vez más incapaz de distinguir entre el bien y el mal, incluso cuando el derecho fundamental a la vida está en juego. Ante una situación tan grave, necesitamos ahora más que nunca tener el coraje de mirar la verdad a los ojos y llamar a las cosas por su nombre, sin ceder a compromisos convenientes ni a la tentación del autoengaño (Nro. 58).

  

El aborto legal es causa un tremendo efecto perjudicial al sistema de salud público.

Particularmente trágico es lo que el aborto legal le ha hecho a la profesión médica. Tradicionalmente, el cuidado de la salud ha sido para salvar, curar y servir a la vida. Desde la legalización del aborto, una profunda corrupción del juramento hipocrático se ha infiltrado en muchas de nuestras universidades médicas y hospitales. No todos los médicos y enfermeras han caído en esta mentalidad, pero ha habido una revolución clara y perceptible de la atención médica en el tratamiento de la vida humana, en particular del recién nacido (lo mismo puede decirse de los ancianos, discapacitados y enfermos terminales).

Para citar nuevamente al Papa San Juan Pablo II: “Incluso ciertos sectores de la profesión médica, que por su vocación está dirigida a la defensa y cuidado de la vida humana, están cada vez más dispuestos a realizar estos actos contra la persona. De este modo se tergiversa y contradice la naturaleza misma de la profesión médica, y se degrada la dignidad de quienes la ejercen” (Nro. 4).

Como escribí la semana pasada, esta mentalidad a favor de la muerte previsiblemente ha migrado desde el comienzo de la vida hasta el final de la vida. Cada vez hay más presión para legalizar el suicidio asistido y la eutanasia. Aquellas naciones que han cedido a esta presión, como Canadá, están experimentando las consecuencias distópicas, una vez más, completamente predecibles, ya que el sistema está presionando a muchas personas vulnerables, mentalmente enfermas o financieramente indigentes para que elijan la muerte, en lugar de ser brindaron una atención de calidad que reconozca y respete su dignidad como personas. La sociedad, en su apoyo al aborto y la eutanasia, dice por sus acciones que algunas personas carecen de valor inherente o pueden ser asesinadas para beneficiar a otros. Al hacerlo, la sociedad ha socavado un primer principio de justicia: no trata a todos los miembros de la sociedad con igual preocupación y respeto.

Al marchar todos los años, enviamos un mensaje rotundo: cada ser humano tiene un valor igual e inconmensurable. Y no descansaremos hasta que esto se refleje, no solo en nuestras leyes, sino en nuestra cultura institucional.


Debemos reformar el entorno social.

 Los partidarios del aborto hablan constantemente de la necesidad de proteger el “derecho” al aborto. Sin embargo, como dijo una vez la feminista Germaine Greer: Lo que las mujeres “ganaron” fue el “derecho” a someterse a procedimientos invasivos para interrumpir embarazos no deseados, no deseados no solo por ellas sino por sus padres, sus parejas sexuales, los gobiernos que no apoyarían a las madres, los empleadores que no darían empleo a las madres, los propietarios que no aceptarían inquilinos con niños, las escuelas que no aceptarían estudiantes con niños.

Incluso muchos supuestos “partidarios” del aborto admitirán que encuentran el aborto profundamente desagradable. Reconocen que causa un dolor inmenso a muchas mujeres. Sin embargo, muchos de ellos argumentarán que es “necesario”. Pero cuando examinas sus razones, lo que encuentras es un curioso fatalismo, un profundo pesimismo sobre lo que es posible. Simplemente dan ciertas cosas por sentadas, por ejemplo, que no se puede convencer a las personas para que ejerzan la responsabilidad sexual; que los hombres inevitablemente utilizarán a las mujeres para el placer sexual, sin tener en cuenta su bienestar o el bienestar de sus hijos; que la comunidad no puede hacer nada significativo para ayudar a las mujeres con embarazos no planificados; que la sociedad no puede ser reformada para incentivar la vida sobre la muerte. Una de las cosas que caracteriza al movimiento provida es un profundo optimismo sobre la bondad potencial, incluso el heroísmo, que se encuentra en los seres humanos comunes; y la creencia de que los seres humanos tienen el poder de remodelar la sociedad de tal manera que las mujeres no tengan que elegir entre matar a sus hijos por nacer y una vida digna.

La consecuencia final es que hacemos muy poco como sociedad para ofrecer alternativas que respeten la vida, para brindar atención auténtica a las mujeres necesitadas. Durante décadas, los defensores de la vida han trabajado valientemente para trazar otro rumbo, donando muchos millones de dólares y recursos para crear una vasta red de centros de embarazo provida.


Líderes políticos instan a legisladores a formular políticas pro- familia.

Hace unos días, un grupo de activistas provida emitió una declaración, que he firmado, instando a los legisladores estatales y federales a modificar las políticas y las prioridades de gasto de tal manera que apoyen la vida, las mujeres y las familias. A raíz del paso de Roe, señalaron, hay un enorme espacio para políticas de sentido común que incentiven la vida sobre la muerte.

El arzobispo Anthony Fisher dijo una vez: “Cuando las mujeres piensan que el embarazo es la muerte de su historia de vida planificada, debemos ayudarlas, no solo a revisar su biografía propuesta, sino también a tener menos miedo a la versión revisada”. Una forma de hacerlo es reducir al máximo el miedo y la incertidumbre que rodean al embarazo, el parto y la maternidad. Aunque nunca hay una excusa para abortar, no hay duda de que muchas mujeres se sienten presionadas a abortar no solo por los mensajes culturales ambientales que minimizan el aborto y priorizan las carreras y la riqueza, sino también por el miedo legítimo, la incertidumbre y la amenaza de la pobreza. Deberíamos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para garantizar que ninguna mujer sienta que tiene que elegir el aborto porque no puede comprender cómo puede pagar la atención prenatal, el parto o tomarse un tiempo libre del trabajo para cuidar a su hijo recién nacido. La declaración, firmada por cientos de líderes y activistas provida, hace un llamado al gobierno estatal y federal a explorar cosas tales como brindar atención prenatal, parto y atención posparto asequibles; créditos fiscales ampliados por hijos; licencia parental remunerada; y horarios de trabajo flexibles para los nuevos padres.

Estas son medidas razonables. Y lo que es más importante, son medidas que tienen una posibilidad legítima de aprobarse con apoyo bipartidista. Se dice que la medida de una sociedad se juzga por cómo trata y muestra compasión por los débiles e indefensos, por aquellos que no pueden protegerse o defenderse. Como nación, invertimos en muchas cosas diferentes. Sin embargo, nuestra prioridad número 1 debe ser invertir en la vida y las familias, que son la base de una civilización saludable. Necesitamos ser amigables con la madre y la familia en nuestra mentalidad y acciones.


La razón por la que marché.

Nuestro deber es abogar por la vida y el respeto debido a toda persona, esto incluye a los niños por nacer, no solo rechazando la violencia del aborto y la eutanasia (matar a personas humanas inocentes) sino también trabajando para promover la vida.

La transformación de nuestra cultura y la construcción de una Cultura de la Vida comienza cuando respetamos la dignidad humana, afirmando que toda persona humana está hecha a imagen y semejanza de Dios, posee un valor intrínseco y tiene derecho a la vida, cualquiera que sea su etapa de desarrollo, condición médica o edad.

Ese es el mensaje de la Marcha por la Vida. Por eso marché la semana pasada.

 

https://www.hli.org/2023/01/why-we-still-march-post-roe/









 

MENSAJE DE PADRE SHENAN BOQUET

Formación Provida Campus Virtual

Importancia de la capacitación provida



VER CURSOS PROVIDA