Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Publicaciones Columna HLI Restauremos la dignidad humana en Navidad.

Restauremos la dignidad humana en Navidad.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 26 de diciembre del 2022.


Christus natus est! ¡Cristo ha nacido!

De parte mía y de todos en Human Life International, quiero desearles una muy Feliz Navidad.

No hay día de fiesta en el calendario de la Iglesia que sea más significativo para mí como activista pro-vida, o que me traiga mayor alegría, que la Navidad. Absolutamente todo por lo que luchamos todos los días aquí en Human Life International está resumido en esos primeros capítulos de los Evangelios y en esa hermosa escena en Belén.

No es coincidencia que el Papa San Juan Pablo II comience su brillante encíclica pro-vida, Evangelium Vitae, contando la historia de la Navidad.

“En la aurora de la salvación”, escribe en el segundo párrafo, “es el Nacimiento de un Niño que se proclama como noticia gozosa: ‘Os traigo una buena noticia de un gran gozo que vendrá a todo el pueblo; porque os ha nacido hoy en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor’ (Lucas 2,10-11).”

El Santo Padre continúa: “La fuente de esta gran alegría es el Nacimiento del Salvador; pero la Navidad revela también el sentido pleno de todo nacimiento humano, y la alegría que acompaña al Nacimiento del Mesías se muestra así como fundamento y cumplimiento de la alegría de todo niño que nace en el mundo (cf. Juan 16, 21)».

En cierto modo, no hace falta decir más que eso. Uno podría pasar el resto de su vida contemplando la verdad expresada en esas pocas frases. ¡Imagine por un momento un mundo en el que todos aceptaran la verdad de esas palabras! En el que el gozo que supuso la noticia de la llegada de un nuevo ser humano, coincidió con el gozo de María y José al contemplar al niño Jesús en Belén.


Paganismo inhumano.

Vale la pena recordar cuán devaluada estaba la vida humana antes de la venida de Cristo.

En el momento en que Cristo nació en Belén, Israel vivía bajo la ocupación romana. En el Imperio Romano, mientras que los ciudadanos romanos tenían importantes protecciones legales, aquellos que no eran ciudadanos a menudo eran tratados como desechables.

Esto ciertamente se aplicaba a los niños por nacer y recién nacidos. Como el historiador W.V. Harris escribe en un estudio sobre el tema: "El aborto parece haber sido practicado bastante ampliamente bajo el Imperio Romano". Además (y más inmediatamente aterrador para nuestra sensibilidad),

La exposición de los niños, que muy a menudo, pero de ninguna manera siempre resultaba en la muerte, estaba muy extendida en muchas partes del Imperio Romano. Este trato se infligió a un gran número de niños cuya viabilidad física y legitimidad no estaban en duda. Era con mucho la forma más común, aunque no la única, en la que se mataba a los niños, y en muchas regiones, quizás en la mayoría, era un fenómeno familiar.

Si bien la práctica de exponer a los bebés (infanticidio) cayó un poco en desgracia y finalmente se prohibió en el siglo III a. C., en realidad la práctica continuó mucho después de eso. Los niños que se consideraban no deseados, o que no cumplían con los "estándares" que se esperaban del pater familias (es decir, el padre de familia), se dejaban morir lenta y miserablemente por el frío o la sed. Incluso algunos de los eruditos más eruditos y “humanos” de la época defendieron esta práctica eugenésica bárbara.

Se puede encontrar más evidencia de cuán poco valoraban los antiguos paganos la vida humana en la horrible práctica de enviar esclavos y otros cautivos a la arena, para luchar y morir en espectáculos brutales llevados a cabo para el entretenimiento de las hordas romanas.

En su libro La vida diaria en la antigua Roma, el historiador Jerome Carcopino describe cómo el deseo de ver el combate de gladiadores se extendió por todo el imperio romano, lo que llevó a la construcción de enormes anfiteatros en la mayoría de las principales ciudades y pueblos.

En estos enormes edificios, a menudo con capacidad para decenas de miles de personas, las multitudes observaban cómo los hombres se mataban unos a otros o eran asesinados por animales salvajes. “Los miles de romanos que día tras día, desde la mañana hasta la noche, pudieron gozar de esta matanza y no ahorraron una lágrima por aquellos cuyo sacrificio multiplicaba su apuesta, no estaban aprendiendo más que el desprecio por la vida y la dignidad humana”, escribe Carcopino.

También ocurría que los sirvientes de las casas romanas carecían de todos los derechos humanos básicos y estaban completamente sujetos al poder del pater familias. Se consideraba perfectamente normal, por ejemplo, que los ciudadanos romanos utilizaran a sus sirvientas domésticas como esclavas sexuales, y el padre de familia podía matar a sus sirvientas con impunidad legal. De hecho, la ley romana incluso permitía que el padre matara o vendiera como esclavos a sus propios hijos adultos con pocas o ninguna consecuencia legal.


La restauración cristiana.

En esta era bárbara, nació Cristo. Y en Su nacimiento, Él provocó una revolución moral. O mejor dicho, una restauración.

Adán, el primer hombre, fue imagen y precursor de Cristo. En su estado original, sin pecado, viviendo en perfecta armonía con su Creador, era una imagen de todo lo que los seres humanos eran por naturaleza y podían ser por gracia. Como Shakespeare hace decir al personaje de Hamlet de los seres humanos en un famoso soliloquio: “Cuán noble en la razón, cuán infinita en la facultad, / Cuán expresiva y admirable en la forma y el movimiento, / Cuán semejante a un ángel en la acción, / Cuán semejante a un ángel en su aprehensión. dios, / La belleza del mundo, / El modelo de los animales.”

Esto era para lo que Dios creó a los seres humanos. La imagen más perfecta en toda la creación del Creador mismo, reflejando la grandeza del Creador en su posesión de la razón y en el uso correcto de su libre albedrío.

Luego vino el pecado de Adán, que desfiguró esta imagen. Tanto es así que los humanos en muchos casos se olvidaron por completo del hecho de que llevaban la imagen de Dios dentro de sí mismos. Como cuenta el Génesis, el primer fratricidio lo cometió Caín, el hijo de Adán y Eva. Y luego, a medida que se extendía el mal del pecado, el asesinato, la guerra, el genocidio, la codicia, la esclavitud, la tortura y otros crímenes llenaron la tierra.

Y luego, en un acto de enorme misericordia, “en la plenitud de los tiempos” (Gálatas 4:4) Dios envió a Su Hijo unigénito, para recordarnos lo que ya somos, y redimirnos con Su sangre. Cristo, el nuevo Adán, restableció la armonía del género humano con su Creador mediante la unión más íntima posible de Dios y el hombre: la unión de las dos naturalezas, de Dios y del hombre en la persona de Cristo.

Como escriben los Padres del Concilio Vaticano II en Gaudium et Spes:

La verdad es que sólo en el misterio del Verbo encarnado cobra luz el misterio del hombre. Porque Adán, el primer hombre, era figura del que había de venir, es decir, Cristo el Señor. Cristo, último Adán, por la revelación del misterio del Padre y de su amor, revela plenamente al hombre al hombre mismo y manifiesta su suprema vocación. (Nº 22)

Los Padres del Concilio continúan:

Aquel que es “la imagen del Dios invisible” (Colosenses 1:15), es Él mismo el hombre perfecto. A los hijos de Adán les devuelve la semejanza divina que había sido desfigurada desde el primer pecado en adelante. Puesto que la naturaleza humana, tal como Él la asumió, no fue anulada, por eso mismo ha sido elevada a una dignidad divina también en nuestro respeto. Porque por su encarnación el Hijo de Dios se ha unido de alguna manera con cada hombre. Trabajó con manos humanas, pensó con mente humana, actuó por elección humana y amó con corazón humano. Nacido de la Virgen María, verdaderamente se ha hecho uno de nosotros, semejante a nosotros en todo menos en el pecado. (Nº 22)


Recapturando la imagen.

Tal evento, el descenso del mismo Dios a la carne humana en la forma de un bebé inocente e indefenso, no podía dejar de tener profundas consecuencias para la raza humana. Si Dios mismo consideró la naturaleza humana tan digna que estuvo dispuesto a asumirla, y si estuvo dispuesto a sacrificar su vida para redimir nuestra raza perdida, ¿cuánto debe valer cada uno de nosotros?

No es casualidad que el surgimiento del cristianismo en el imperio romano condujera a una forma radicalmente diferente de ver a las personas humanas. A la luz de la Encarnación, los que creían en Cristo ya no podían aceptar el cruel asesinato y el abuso de seres humanos que no cumplían con ciertos criterios arbitrarios.

No, la matanza no cesó inmediatamente. Nunca ha cesado por completo. Pero dondequiera que se propagó el cristianismo, se afianzó una nueva norma moral, que exigía que los humanos fueran valorados como imágenes del Dios viviente y amados con el tipo de amor abnegado ("Él los amó hasta el extremo" Juan 13:1). que Cristo mismo nos mostró es la única respuesta acorde a la dignidad humana.

Al principio, los cristianos se ganaron la reputación de estar dispuestos a rescatar a los niños abandonados. Los decretos oficiales de la Iglesia preveían la difícil situación de las mujeres que no podían cuidar a sus hijos recién nacidos y establecían que las iglesias deberían convertirse en lugares de refugio donde las mujeres pudieran dejar a esos recién nacidos y saber que serían atendidos. En poco tiempo, los cristianos establecieron orfanatos y otras instituciones para atender las necesidades de esos niños, que se multiplicaron año tras año.

Los teólogos y predicadores cristianos desarrollaron la noción de la dignidad intrínseca de la persona humana, vista a través de la lente de la Encarnación. En una homilía mordaz en el siglo IV, por ejemplo, el Padre de la Iglesia, Gregorio de Nisa, denunció la práctica, tan omnipresente en todo el mundo pagano, de poseer esclavos, señalando que todo ser humano fue creado a imagen y semejanza de Dios. .

“Si [el hombre] es a la semejanza de Dios, y gobierna toda la tierra, y Dios le ha otorgado autoridad sobre todo en la tierra, ¿quién es su comprador, dígame?” preguntó Gregory bruscamente. “Aquel que conocía la naturaleza de la humanidad dijo con razón que no valía la pena dar el mundo entero a cambio de un alma humana. Siempre que un ser humano está a la venta, por lo tanto, nada menos que el dueño de la tierra es conducido a la sala de la venta.”


La Navidad y el Nuevo Paganismo.

Por desgracia, la dureza del corazón del hombre es tal que muchos se han negado a recibir el mensaje radical del Evangelio. En nuestros días, estamos viendo el rechazo generalizado del mensaje del Evangelio, incluso en muchas naciones anteriormente cristianas, y la adopción de un nuevo paganismo.

A medida que este nuevo paganismo se ha extendido, tanto se ha erosionado el respeto por la dignidad de la persona humana. En muchas naciones anteriormente cristianas, la cultura de la muerte ha estado en auge desde hace décadas. Esto comenzó con la ruptura del vínculo entre la sexualidad y la procreación a través de la aceptación de la anticoncepción, luego la legalización del aborto y, más recientemente, el surgimiento de "tecnologías reproductivas" destructivas y la creciente aceptación del suicidio asistido y la eutanasia.En este punto de la historia, el mensaje de Navidad nunca se ha necesitado más.

Ojalá toda futura madre pudiera responder a la noticia del niño que crece en su vientre con la fe y el amor de la Virgen María. "¡Hágase en mí según tu palabra!" dice la Virgen en respuesta al mensaje del ángel Gabriel.

Si tan solo nuestra cultura pudiera entender lo que entendió el nonato Juan el Bautista cuando saltó en el vientre de Isabel. “[E]l valor de la persona desde el momento de la concepción se celebra en el encuentro entre la Virgen María e Isabel”, escribe el Papa San Juan Pablo II en Evangelium Vitae. “Son precisamente los hijos los que revelan el advenimiento de la era mesiánica: en su encuentro se opera primero el poder redentor de la presencia del Hijo de Dios entre los hombres” (n. 45).

Si tan solo nuestros legisladores pudieran comprender la inmensa belleza y la cordura fundamental de la escena en Belén, con un hombre y una mujer unidos amorosamente en matrimonio, reunidos alrededor de la guardería en la que yace un niño. Aquí, modelado en su forma perfecta, está el núcleo estrechamente unido sobre el cual se sostiene la civilización. Incluso en medio de la pobreza y las dificultades, la familia es el lugar de la comunión y el amor, cuya comunión y amor se esparcen por el mundo, creando lo que el Papa San Juan Pablo II llamó la “civilización del amor”.

Esta Navidad meditemos en aquella escena de Belén. Entremos en el amor de la Sagrada Familia y preguntémonos cómo podemos modelar ese amor en nuestras propias familias. Y veamos ante nosotros al Dios-hombre, en la forma de un bebé indefenso en un pesebre de Belén, y recemos para que el mundo entero despierte a la inmensa dignidad de cada ser humano individual. Oremos por el fin del aborto, la guerra, los ataques a la familia y todas las formas de violencia y explotación que degradan nuestra naturaleza.

“Gloria a Dios en las alturas”, oremos con los ángeles, mientras nos reunimos con nuestras familias en la Misa de Navidad, “y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad”.


https://www.hli.org/2022/12/restoring-human-dignity-at-christmas/







 

MENSAJE DE PADRE SHENAN BOQUET

Formación Provida Campus Virtual

Importancia de la capacitación provida



VER CURSOS PROVIDA