Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Publicaciones Columna HLI La adicción a la pornografía y sus consecuencias.

La adicción a la pornografía y sus consecuencias.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 19 de diciembre del 2022 .

 

“La pornografía debe ser denunciada como un ataque permanente a la dignidad de hombres y mujeres. No se trata sólo de proteger a los niños, tarea urgente de las autoridades y de todos nosotros, sino también de declarar que la pornografía es una amenaza para la salud pública”. Papa Francisco.

A principios de 2020, durante los primeros cierres de COVID, a varias compañías pornográficas se les ocurrió la diabólica idea de aprovechar la oportunidad para atraer a algunos de los cientos de millones de personas solitarias y aburridas para que echaran un vistazo a sus productos venenosos. Ofrecieron suscripciones “gratuitas” a sus plataformas, sugiriendo que al hacerlo estaban haciendo un generoso favor al mundo. Por supuesto, sabían muy bien que lo que estaban haciendo era implementar el plan de negocios probado y verdadero del traficante de drogas del vecindario. Es decir, estaban ofreciendo a las personas vulnerables un primer golpe “gratis” de una sustancia altamente adictiva. Y sabían, al igual que el traficante de drogas, que mientras algunas personas recibirían el golpe gratis y nunca regresarían, otras se engancharían tan rápido que pronto pagarían por otro, luego otro y otro.

Aparentemente, el tortuoso plan de la compañía porno funcionó perfectamente. Según los nuevos datos del Grupo de Tratamiento de Adicciones del Reino Unido (UKAT), el número de personas que buscan ayuda para la adicción a la pornografía en el Reino Unido aumentó en casi un 250% en 2021. Según la organización, más de 36.000 personas buscaron ayuda para su adicción a la pornografía en 2021, en comparación con 10.500 en 2020. El aumento es tan masivo que la organización dice que no puede mantenerse al día con la demanda de ayuda.

 

El grave mal de la pornografía.

Desafortunadamente, la pandemia y los confinamientos fueron la tormenta perfecta para las explosiones en todo tipo de adicciones. Los seres humanos son, como dijo Aristóteles, “animales políticos”. Es decir, somos una especie que fundamentalmente necesita vivir en comunidad. O como dice el Catecismo de la Iglesia Católica: “La persona humana necesita vivir en sociedad. La sociedad no es para él una adición extraña, sino un requisito de su naturaleza. A través del intercambio con los demás, el servicio mutuo y el diálogo con sus hermanos, el hombre desarrolla su potencial; responde así a su vocación” (Nro. 1879).

Cuando tantas personas se encontraron solas en una situación global altamente estresante, algunas naturalmente buscaron formas de escapar. En los últimos dos años, las muertes por sobredosis de opioides se han disparado en muchas partes del mundo. También estamos lidiando con las graves consecuencias para la salud de la creciente adicción al alcohol y otras dependencias físicas, incluida la comida chatarra. Sin embargo, como muestra esta nueva encuesta, también estamos lidiando con una epidemia de muerte espiritual.

La Iglesia Católica tiene claro que la pornografía es un grave mal intrínseco. La pornografía es tan deshumanizante que perjudica a todas las personas involucradas en ella: productores, participantes y espectadores por igual. Incluso diez segundos de uso deliberado de pornografía son diez segundos demasiado largos, inevitablemente causando daño espiritual.

Como dice el Catecismo de la Iglesia Católica, la pornografía:

“…ofende la castidad porque pervierte el acto conyugal, la entrega íntima de los cónyuges el uno al otro. Hace grave daño a la dignidad de sus participantes (actores, vendedores, el público), ya que cada uno se convierte en un objeto de placer vil y beneficio ilícito para los demás. Sumerge a todos los que están involucrados en la ilusión de un mundo de fantasía. Es una ofensa grave. Las autoridades civiles deben impedir la producción y distribución de material pornográfico. (Nro° 2354)

Si bien el mundo moderno considera esta enseñanza irremediablemente "pasada de moda", arbitraria y anti-sexo, en realidad se basa en una profunda comprensión de la dignidad de la persona humana y una profunda creencia en la bondad del cuerpo y la sexualidad.

Como escribió el Papa San Juan Pablo II en Familiaris Consortio, “La sexualidad, por medio de la cual el hombre y la mujer se entregan el uno al otro a través de los actos que son propios y exclusivos de los esposos, no es de ninguna manera algo puramente biológico, sino que concierne al ser más íntimo de la persona humana como tal” (Nro. 11). En la unión sexual, el esposo y la esposa renuevan sus votos matrimoniales y expresan una forma de amor que es tan profunda que la Iglesia ha dicho que es una imagen del amor que Cristo tiene por su Iglesia.

Al arrancar la sexualidad de este contexto y tratarla como una función puramente biológica de los humanos, una fuente de “placer” sin sentido, la pornografía degrada profundamente la sexualidad humana. Mientras que la unión sexual fue diseñada por Dios para ser un medio de expresar amor abnegado por otra persona (“La realización verdaderamente humana de estos actos fomenta la entrega que significan y enriquece a los cónyuges en alegría y gratitud", afirma el Catecismo, Nro. 2362), la pornografía entrena a sus usuarios para usar a otras personas como meros objetos de placer.

Como señalan los obispos católicos de los Estados Unidos en su carta pastoral Crea en mí un corazón limpio, el uso de la pornografía es un "pecado grave" contra la castidad. “Independientemente de la relación entre las partes, mirar a otra persona con lujuria, como solo un objeto sexual para disfrutar, controlar y usar, es un pecado. Es una visión desordenada de la persona, porque está ordenada hacia el uso, como de una cosa, en lugar del amor, que pertenece a las personas. Esta es la razón por la cual la pornografía nunca puede ser justificada, incluso dentro del matrimonio”.

 

Responsabilizar a las compañías porno.

Es una plaga para nuestra civilización, que en un momento en que el mundo entero se estaba adaptando a la llegada de un nuevo virus que estaba matando a muchos e interrumpiendo la vida tal como la conocíamos, a las compañías pornográficas se les permitió anunciar sus productos en las redes sociales y en otros lugares. Más que nada, lo que necesitábamos entonces era oración y ayuno, y una renovación de la vida familiar.

Hace unos años, el obispo Paul S. Loverde de la Diócesis de Arlington publicó una carta pastoral sobre el problema de la pornografía. En esa carta, el obispo describió la industria de la pornografía como una “empresa criminal” que “es un crimen contra los indefensos y los desafectos de quienes se aprovecha y una afrenta a una población civilizada”.

El obispo continuó señalando que es perfectamente legítimo exigir que los legisladores responsabilicen a las compañías pornográficas y restringir significativamente su capacidad para difundir sus productos. “Los ciudadanos deben unirse para exigir leyes que impongan restricciones razonables a la representación del cuerpo humano y la intimidad humana”, escribió el obispo. “Donde la mentalidad pornográfica ha invadido incluso los principales medios de comunicación. Los ciudadanos deben exigir que los funcionarios públicos cuyo servicio es regular dichos medios tomen medidas inmediatas y efectivas”. Hace unos años, el Reino Unido casi puso en marcha protecciones sólidas que habrían impedido que los menores pudieran acceder a la pornografía en línea. El plan requería que los sitios web pornográficos verificaran la edad de los usuarios utilizando métodos que no podían evitarse fácilmente. Desafortunadamente, ese plan fue abandonado en 2019, después de que los críticos plantearon preocupaciones de privacidad. Uno se pregunta cuántos niños y adolescentes podrían haberse salvado de que se les quitara su inocencia, o caer en una adicción absoluta, si esas medidas hubieran estado vigentes en el Reino Unido durante la pandemia.

La buena noticia es que parece que todavía hay esfuerzos en curso en el Reino Unido para resucitar el proceso de verificación de edad. Esperemos que otras jurisdicciones, incluido Estados Unidos, tomen nota y sigan su ejemplo. Con demasiada frecuencia, desafortunadamente, incluso los autoproclamados “conservadores” se oponen a los esfuerzos para restringir la pornografía bajo ideas erróneas de “libertad de expresión” o derechos de “primera enmienda”. En realidad, por supuesto, crear y promover material grotescamente obsceno no es una cuestión de “libertad de expresión”, como bien entendieron las generaciones anteriores.

Como dijo el obispo Laverde: “Proteger una empresa criminal multimillonaria que destruye las vidas tanto de los representados en la pornografía como de los que pretenden ser audiencia a través de la excusa de proteger la libertad de expresión no es servicio, sino complicidad”. La industria de la pornografía es fundamentalmente una industria depredadora, que trata los cuerpos y las personas de sus artistas, y los deseos de sus usuarios, como meros “recursos" para rellenar sus resultados. Como tal, no tiene “derecho” a operar.

"La continua tolerancia de este insidioso veneno tóxico que se esconde bajo el disfraz de la libertad de expresión y la libertad de conciencia está contribuyendo a la degradación de nuestra cultura y la victimización de nuestros propios hijos", escribió el obispo Loverde. Es hora de un verdadero movimiento anti-porno que exija que los legisladores eliminen este veneno de nuestra sociedad.

 

Ayudando a los adictos a salir del abismo.

Si bien la pornografía en sí misma es un mal muy grande, los usuarios individuales de pornografía a menudo son víctimas de una industria porno extraordinariamente poderosa que sabe exactamente cómo usar la psicología humana para enganchar a las personas en su producto. Si bien los usuarios individuales de pornografía deben reconocer su propia responsabilidad moral personal como un primer paso para recuperar la cordura sexual, también es cierto que gran parte de la culpa de la explosión de la adicción debe colocarse a los pies de los pornógrafos y los legisladores que les permitieron operar con impunidad.

Los estudios han encontrado que la pornografía puede ser tan adictiva como ciertas drogas duras, como la cocaína. Al igual que la cocaína, el uso de pornografía inunda el cerebro con la dopamina neuroquímica, que es responsable de los sentimientos de bienestar. En nuestra era actual, la edad promedio de exposición a la pornografía es de 11 años. En muchos casos, aquellos que se encuentran por primera vez con la pornografía simplemente no están equipados con la madurez emocional y psicológica para saber cómo resistir algo que ha sido cuidadosamente diseñado por adultos para secuestrar sus cerebros.

Los creadores de contenido, comercializadores y programadores de los conglomerados pornográficos multimillonarios tienen acceso a los datos que fluyen de cientos de millones de usuarios de sus sitios web. Han dominado el arte de crear "contenido" y comercializarlo a los usuarios, de tal manera que los vulnerables son atraídos cada vez más profundamente. Aquí hay un ejemplo en el que la ira justa está perfectamente justificada. De hecho, para muchos usuarios de pornografía, hay que reconocer que están siendo tratados como poco más que ratas de laboratorio, siendo manipulados por compañías pornográficas que están monetizando deliberadamente sus apetitos y sus miserias para obtener ganancias financieras, puede ser el comienzo del camino hacia la recuperación. Sí, las compañías porno están utilizando las tecnologías más sofisticadas jamás conocidas por el hombre para secuestrar nuestros deseos más fundamentales. Pero cada uno de nosotros es un hijo de Dios, que posee libre albedrío. Con la ayuda de la gracia de Dios, cada adicto a la pornografía tiene dentro de su poder rechazar las fuerzas manipuladoras que intentan destruir su corazón y su mente.

Como muchos psicólogos han señalado correctamente, para muchos adictos a la pornografía, la raíz del problema a menudo no es simplemente un deseo de placer sexual. Ciertamente, eso es parte del problema. Pero a menudo, el deseo sexual fuera de control es una manifestación de algo aún más profundo que no está siendo tratado: aburrimiento, falta de propósito, depresión, ansiedad, miedo al futuro, insuficiencia y, en última instancia, una falta del tipo de satisfacción espiritual que solo puede venir de orientar el corazón y el alma hacia el único Bien que puede satisfacer todos nuestros anhelos:  Dios.

"Lo primero que les digo a los clientes es que esto no siempre se trata de sexo, se trata de aprender a lidiar con las emociones de una manera que sea menos destructiva", dijo el director de UKAT, Simon Stephens, en respuesta al nuevo estudio. "La disponibilidad de este material que permite a las personas crear un estímulo que crea dopamina en el cerebro, uno de los efectos de eso es suprimir los sentimientos".

Para muchos adictos a la pornografía, al igual que para otros adictos, la recuperación comienza con admitir que hay un problema. Para muchos, eso puede y debe implicar buscar ayuda profesional. Un psicólogo capacitado o un consejero de adicciones puede mostrarle cómo comenzar a lidiar con los problemas psicológicos subyacentes, incluido el trauma de la exposición temprana a la pornografía, y enseñarle cómo establecer las estructuras de responsabilidad que permitirán que se lleve a cabo la curación.

Para cada adicto a la pornografía, es absolutamente crítico darse cuenta de que dejar atrás una adicción a la pornografía requiere someterse a una conversión del corazón. Esto requiere arrepentimiento sincero, una rendición de la adicción a Dios y esfuerzos renovados para buscar en una relación legítima con Dios lo que has estado buscando ilícitamente en una relación desordenada con la pornografía. Requiere, también, reconocer que el uso de la pornografía es malo en parte porque es inconmensurable con su gran dignidad como hijo de Dios, hecho a Su imagen y semejanza.

Como Matt Fradd, un activista anti-porno, escribe en un prefacio a la edición más reciente de la carta pastoral del obispo Loverde, la ubicuidad de la pornografía en nuestra cultura es un gran mal y un enorme desafío, pero también potencialmente una oportunidad. “Las Escrituras prometen que donde el pecado aumentó, la gracia abundó aún más” (Romanos 5:20)", escribe Fradd.

Así que aquí tenemos no solo una lucha, sino una oportunidad de aprovechar un derramamiento masivo de la gracia de Dios. Piénsalo. A cada persona, a cada cristiano, a cada santo que vivió antes de Internet le faltaba un don que tenemos: la capacidad de elegir a Cristo rechazando, día tras día, este pecado único moderno y anónimo de la pornografía. Así que su corazón no se turbe sino agradecido: por la misericordia inagotable de Dios, por la poderosa ayuda que recibimos de los sacramentos y maestros de la Iglesia como el obispo Loverde, y por esta oportunidad casi sin precedentes de crecer en virtud esforzándose por caminar por el camino de la pureza.

La misericordia de Dios excede infinitamente nuestros pecados. Si usted o un miembro de su familia están atrapados en la pornografía, es fundamental que busque ayuda, hoy. Abre tu corazón a un amigo o familiar de confianza. Desarrolle un plan de recuperación, incluida una estructura de responsabilidad que garantice que no pueda volver a caer en viejos patrones de comportamiento sin que alguien lo sepa. Y orad todos los días por la gracia de la castidad. Dios escuchará sus oraciones. Él sanará tu corazón.

 

https://www.hli.org/2022/12/pornography-addiction-and-its-consequences/? utm_source=virtuoso&utm_medium=email&utm_term=pornography-addiction-and-sus-consecuencias&utm_content=&utm_campaign=spirit-and-life&utm_source_platform=&utm_creative_format=&utm_marketing_tactic=&vcrmeid=5m5vq3MyEC6ujY8vADFDw&vcrmiid=O_qJkEfP6kK92nF2neeEEg

 

MENSAJE DE PADRE SHENAN BOQUET

Formación Provida Campus Virtual

Importancia de la capacitación provida



VER CURSOS PROVIDA